Ingeniosidad de Pensamientos

Ingeniosidad de Pensamientos

jueves, diciembre 31, 2015

Y sí me Apetece





Y si me apetece, correr en el mar, y nadar en el suelo, volar en la tierra y caminar en el cielo, soñar despierto, y estar despierto en un sueño...
Y si me apetece, tratar bien a mis enemigos y mal a mis amigos, ser infiel al pasado y fiel al presente, mientras invoco mi suerte, porque hay cosas que en el azar también salen bien, hacerme el desinteresado y vivir despreocupado…
Y si me apetece, vivir siempre enamorado, extrañar a quien no me recuerda, amar a quien aun no me conoce, ofrecer mi mano para que no me agarren el brazo, y al final de la tarde ganarme un abrazo, sentirme por un momento querido y apreciado, vivir así, siempre ilusionado, y saber que a veces no es bueno darlo tanto…
Me olvido de ti…
Qué difícil es creer que se está inspirado…
Me olvido de ti…
Y si me apetece, comerme las galletas antes de llegar a la caja del supermercado, pagar los impuestos por anticipado, servirme café en un vaso, y tomar agua en un tazón, vivir la vida como si nada me pudiera hacer daño, seguir luchando sin armas, pero con argumentos y sin fundamento…
Y si me apetece, mecerme en una cama, y quedarme quieto en una hamaca, fingir que te quiero, cuando siempre me haces falta, sentirme solo, cuando siempre estoy acompañado, llorar para sentir que el dolor estoy liberando…
Y si me apetece, llegar a estar graduado y colegiado, sentirme un ingeniero, maestro o licenciado, y laborar en algo que académicamente no me he formado, para no ser otro de los miles de desempleados, que se atan a morir encadenados…
Me acuerdo a ti…
Qué difícil es creer que se está haciendo las cosas bien…
Me acuerdo a ti…
Y si me apetece, invertir dinero en disgustos, y seguir esperando demasiado, respirar poco para ahorrarle oxigeno al futuro, seguir sumiso cuando debí haberme pronunciado, escribir una canción y cantarla desafinado, sentirme adinerado, cuando vivo endeudado…
Y si me apetece, ir al zoológico para ver a los animales enjaulados, y en vez de darle de comer, lanzarle una tarjeta de crédito para que salgan cada noche, y encontrármelos cuando ande rumbeando…
Y si me apetece, vivir de tus besos y abrazos, quedarme callado cuando discutes, solo para darme cuenta que aún te amo, darte la razón en la intimidad, y cómo soy débil, te seduciré, una y otra vez, sin rendirme o dejarme vencer, darme cuenta que de ti aún no estoy curado, decirte al oído, sigamos confiando e intentando…
Quiero estar al lado de ti…
Qué difícil es creer que lo estoy superando…
Quiero estar al lado de ti…
Y si me apetece, dejar la urbanización e irme a vivir en un barrio, solo porque puedo encontrar más sencillez y humildad en las personas en las que puedo estar, rodeado de sinceridad y honestidad, verlos siempre levantarse tan temprano, irse camino hacia el trabajo, ver la bondad en sus actos, sin tener que confiar mucho en las palabras provenientes de sus labios…
Y si me apetece, aceptar y perdonar a otros, mientras sigo siendo duro y exigente conmigo mismo…
Y si me apetece, reencontrarme con mis errores, supongo que es bien asumir las equivocaciones, sobre todo cuando quisiera que te convencieras de que los hombres no hacemos nada bien, y que me gusta verte cocinar, sonreír y comer, así como llorar por arrepentirte de las kilocalorías consumidas más de una vez…
Después de todo
Es la esencia de mí ser…
Después de todo
Y si me apetece, ir al psicólogo y preguntarle si su vida está bien, decirle que lo puedo ayudar, y cobrarle por los consejos que nadie quiere entender, cuando están nublados y no saben qué hacer, si dejarlo todo tirado o seguir conservando todo lo que nunca nos hará nada bien…
Y si me apetece, felicitarte después de la fecha de tu cumpleaños, para oírte decir que ya no te estoy importando, que te vivo decepcionando, cuando en verdad, estoy buscando la felicidad, para compartirla contigo, descubrir el secreto que estoy investigando, para vivir siempre entusiasmados, llenos de salud y estar siempre prosperando…
Y si me apetece, perder la dignidad con la persona que ame, y ganar experiencias para entender, que debo hacer las cosas en adelante extremadamente bien, aunque no vea la luz al final del túnel, sé que mi lugar puede ser la cima, el borde de los sueños, y aunque no soy tan esperanzado, y en ocasiones descuidado, sé que tengo razón cuando dije que desde que nací estuve dispuesto a perder, pero nunca me imagine perderte, y sin antes decirte, que para mí, aún esto no ha terminado…
Después de todo
Solo hay una cosa que hacemos bien…
Después de todo
Aun no sabemos cuál es…